Zona bélica

Zona Bélica.

Son las diez de la mañana. El día está en calma, pero, de repente, los helicópteros comienzan a sobrevolar la zona en guerra. En el horizonte se puede observar cómo caen las bombas, cómo se expande la bola de fuego y cómo la metralla atraviesa los cuerpos de los hombres caídos en el frente. El militar, joven, demasiado joven, sujeta un arma grande y poderosa con la que espera desmembrar cuerpos, volar cabezas y robar la vida a gentes de una cultura que desconoce completamente.

Zona Bélica.
Zona Bélica.

El soldado sonríe orgulloso cada vez que acierta un tiro y acaba con la vida de alguien, sea civil o militar, en la zona bélica. No sabe por qué está allí, si ha acudido al frente para defender el honor de un país, si su objetivo es ensanchar las fronteras de una nación de banderas banderas ondeantes o si se trata de defender las suyas propias contra un atacante agresivo. Tampoco le importa. Él mata. Dispara sin hacer ningún tipo de preguntas. Tras ello sonríe, y disfruta, y grita lleno de júbilo.

Es 6 de enero. Día de Reyes. El regalo para el niño ha sido un nuevo videojuego de guerra.

Suscríbete a la newsletter
Acepto que mi información personal sea transferida a MailChimp ( más información )
Recibe un correo al mes con todas las novedades de la web de Daniel J. Rodríguez.
Odiamos el spam. Su dirección de correo electrónico no será vendida o compartida con nadie más.
¡Comparte!
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Deja una respuesta