Bendito seas, Leonard Cohen

Leonard Cohen.

Bendita sea tu voz de octogenario, tu rodilla hincada en lo oscuro. Bendito tu sombrero, su ala, tu nariz de judío, tu susurro pausado. Bendito sea Federico y bendita la guitarra del español que te enseñó a tocar los primeros cuatro acordes. Bendito tu amor por los poetas. Bendita la habitación del Chelsea donde te la mamaron hasta hacer que te corriste. Bendita la voz que salía de la misma boca que lamió tu falo enhiesto. Bendito tu nombre, Leonard, y bendita la familia de sastres que te dio el apellido. Bendita Suzanne, y Grecia, e Hydra, la isla que te hizo, que te deshizo. 

Benditas sean tus últimas canciones. Bendito tú, Leonard Cohen, por las veces que me has salvado, por ser compañía en la carretera. Bendita tu mano arrugada y manchada, sosteniendo tu bendito sombrero sobre el pecho. Benditos tus libros de poemas, los versos brillantes e hímnicos, su sabor a Biblia. Bendita oscuridad en Songs of love and hateBenditas las mujeres que te hicieron daño y bendito el daño que tú le hiciste a ellas. Bendita mirada. Traspasa.

אָמֵן

Leonard Cohen a la guitarra.
Leonard Cohen a la guitarra.

_________________________________________________________

La llama es el último libro de poemas de Cohen. Cómpralo en tu librería habitual, en la web del CEGAL o aquí.

Suscríbete a la newsletter
Acepto que mi información personal sea transferida a MailChimp ( más información )
Recibe un correo al mes con todas las novedades de la web de Daniel J. Rodríguez.
Odiamos el spam. Su dirección de correo electrónico no será vendida o compartida con nadie más.
¡Comparte!
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Deja un comentario