Carlos Catena Cózar. Foto de JG Latorre.

Carlos Catena Cózar: «Idealizo y romantizo literalmente a cualquier persona»

Imagen de JG Latorre / Corrala de Santiago

Qué sabor tienen los versos de Carlos Catena Cózar (1995), qué orgullo de ‘poeta joven’ -si acaso un poeta, o más bien un poema, puede tener tiempo-. Ganador del XXXIV Premio de Poesía Hiperión con Los días hábiles, su nombre, Carlos Catena Cózar, ha comenzado a sonar en los ‘mentideros’ literarios.

Y suena porque escribe cosas como esta:

una madre con las manos en la barriga
espera en la calle a que su hijo le muestre
el tugurio en el que vive a las afueras de Londres
quieren lo mejor para nosotros
por eso la tristeza exagerada al comprender
que el embutido las persianas y un suelo limpio
ocurren solo en el vientre materno

Estas son las coordenadas de Carlos Catena Cózar:

-Un epitafio.

Le encantaba dormir, pero le costó quedarse dormido.

-El más grande defecto.

La autocomplacencia.

-El lugar donde has sido feliz.

El último: una urbanización de Murcia comiendo galletas Dinosaurius en la cama después de bañarme de madrugada en la playa con amigos a los que quiero mucho.

-Lo que da más miedo.

El cambio climático.

-La última atrocidad.

Anoche, en un chiringuito de la misma urbanización de Murcia donde días antes comía galletas, un hombre dio un puñetazo a su mujer y la tiró al suelo. Los separamos, lo retuvimos, la atendimos, llamamos a la policía y él dijo que le había pegado porque era suya.

-Qué no te da pena.

Nada que le pase a un homófobo o a un machista.

-Un enemigo.

Las noticias falsas.

-Alguien a quien admirar.

Idealizo y romantizo literalmente a cualquier persona.

-El título de tu biografía.

A las cinco de la tarde.

-Último libro que cerraste a medio.

El Jarama, de Sánchez Ferlosio. Los que me conocen saben que lo intenté con todas mis fuerzas y en los paisajes más inhóspitos.

-¿Pasado, presente o futuro?

Futuro.

-La última voluntad.

Si no tengo fuerza de voluntad vivo no la voy a tener moribundo, así que algo fácil en plan un vasito de orchata.

-Un libro.

El Romancero gitano para siempre.

-Una película.

Volver, especialmente vista desde el extranjero.

-Una canción.

Francisco Alegre y olé.

-Un cuadro.

El columpio de Fragonard o alguna piscina de Hockney.

-Una receta.

EL POLLO AL AJILLO

El columpio, de Fragonard.
El columpio, de Fragonard.

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *