Rayuela

rayuela-2

«Toco tu boca, con un dedo toco el borde de tu boca, voy dibujándola como si saliera de mi mano». Así comienza el capítulo 7 de Rayuela, el libro más reconocido –que no lo mejor­– de Julio Cortázar. Esas pocas líneas, las del capítulo 7, serán, sin ninguna duda, las más exitosas de la obra del argentino; un texto bello, de amor entregado y casi no físico, en el que la boca se sitúa como centro.

rayuela-1

Lo veo de vez en cuando por las redes sociales. Frases como «hago nacer cada vez la boca que deseo, la boca que mi mano elige y te dibuja en la cara» o «nos besamos como si tuviéramos la boca llena de flores o de peces, de movimientos vivos, de fragancia oscura», acumulan ‘megustas’ ‘meencantas’ e incluso el emoticono de algún perrillo con corazones.

Pero Rayuela es mucho más: es, sobre todo, jazz; un catálogo de intérpretes, discos y temas que uno debe escuchar, al menos, una vez en la vida, para así, dejarse sorprender. Y también Rayuela es diálogos que destronan ideas, conversaciones que disparan al centro del pensamiento crítico del lector. No es solo tocar una boca, hay mucho más que descubrir.
_______________________________________________________
Artículo publicado en LaOpinióndeMurcia en 2016.

Suscríbete a la newsletter
Acepto que mi información personal sea transferida a MailChimp ( más información )
Recibe un correo al mes con todas las novedades de la web de Daniel J. Rodríguez.
Odiamos el spam. Su dirección de correo electrónico no será vendida o compartida con nadie más.
¡Comparte!
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Deja una respuesta