¿Una feria del Ebook?

Una feria del ebook.

No puedo evitarlo. Discuto habitualmente sobre el tema y, pese a entender los beneficios del dichoso cacharro, jamás me convencen. Soy amante de los libros, ¿para qué negarlo? Disfruto con el olor de un ejemplar codiciado en una librería de viejo, sopeso la calidad del papel, su gramaje, su encuadernado, la acertada o desacertada elección del diseño de portada… ¿Cómo es posible comparar eso con las ventajas que tiene un ebook? Que haberlas hailas: apenas pesa, puedes guardar cientos de libros en un mínimo espacio, es más barato (sobre todo para los piratas), respeta al medio ambiente…, pero que no, que yo me quedo con mis libros; ahí, apilados en la biblioteca.

Feria del Ebook
Feria del Ebook

¿Qué sería de esta semana, que se celebra el Día Internacional del Libro, sin esas casetas de ejemplares apilados en cientos de ciudades del país? ¿Las imaginan con cuatro ordenadores y un puerto USB, y con colas de gente esperando conectarse a Internet? Yo prefiero usar marcapáginas, tomar notas en algunas hojas y engrosar las baldas de la casa de mis padres, con los que ‘firmé un contrato’ que me permitirá llevarme los libros conmigo cuando me independice en el futuro, si es que puedo.

Artículo publicado en La Opinión de Murcia
Suscríbete a la newsletter
Acepto que mi información personal sea transferida a MailChimp ( más información )
Recibe un correo al mes con todas las novedades de la web de Daniel J. Rodríguez.
Odiamos el spam. Su dirección de correo electrónico no será vendida o compartida con nadie más.
¡Comparte!
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Deja un comentario