Mar adentro

mar-adentro1

Ulises es el protagonista de Torno subito (Balduque, 2013), el nuevo libro de Noelia Illán. En este cuarto poemario, la autora de Cartagena ha fijado su mirada en una de sus obsesiones, el mundo clásico, para ir desbrozando algunos de los motivos que mueven su imaginario: la libertad, el viaje, la sensualidad, los placeres de la vida, la violencia…

Para ello, ofrece distintos itinerarios al que el viejo Homero marcó para su héroe. A través de las voces de Nausícaa, Circe, Caribdis, Penélope o el noble Argos, Illán va generando ‘nuevas versiones’ del poema épico que, en el fondo, no son más que el trasunto de su propia experiencia.

El lenguaje clásico, los símbolos de la Odisea, las cargas de sentido con las que las armas, el vino, las naves o las sirenas permanecen en el texto homérico contribuyen a tejer —Penélope nos permita el verbo— un universo mucho más complejo, que el propio lector puede aplicarse. Como en ‘Mar adentro’:

La memoria es ambigua
y apenas nos recuerda quiénes somos,
qué parcela ocupamos del relato,
cuáles son nuestros versos asignados.

Cambiamos lo inmediato
creyendo llegar adonde esperábamos.
Lo eterno quisiéramos,
pero la mudanza es inútil:
siempre somos los mismos.

Te queda la nostalgia de lo absoluto,
aquel recuerdo no borrad que usas de anclaje.
La piel cada vez más gastada
en un héroe que nunca dudó.
Lo importante es seguir remando.
Y que nadie lo note.

Algo de Eliot

mar adentro2

Picotear, de vez en cuando, en algunos de los textos más brillantes de los clásicos es una opción que ofrecen con especial atención las selecciones de obras reunidas. Lo experimento estos días con la edición de la poesía de Eliot publicada por Alianza en 2006.

La selección y traducción es de José María Valverde e incluye textos de todas las etapas de creación del poeta, desde 1909 hasta 1962. Extractos de La tierra baldía, Cuatro cuartetos, pero también otras poesías menores o versos de ocasión forman parte del volumen, que permiten al lector de Eliot regresar al tono y temas del poeta británica, así como al desconocedor acceder a una brevísima panorámica de la creación de uno de los genios de la lírica contemporánea:

Los ojos no están aquí
no hay ojos aquí
en este valle de estrellas que mueren
en este valle hueco
la quijada rota de nuestros reinos perdidos

en éste, el último de los lugares de encuentro
vamos a tientas juntos
y evitamos hablar
reunidos en esta playa del río hinchado

sin vista, a no ser que
reaparezcan los ojos
como la estrella perpetua
rosa multifoliada
del crepuscular reino de la muerte
la esperanza solamente
de hombres vacíos.

En torno a la poesía

Breves erizos verdes es el título de este pequeño libro de Juan Antonio Bernier que publica la editorial Cántico. En él, el escritor cordobés incluye una serie de aforismos reflexiones en torno a muchas de las cosas que tienen que ver con la poesía, más allá del proceso de escritura.

No hablan estas 50 consideraciones sobre cómo escribir un poema, sino de lo que el autor debe tener en cuenta antes de intentar siquiera un verso: publicaciones, lecturas, ejercicios de comprensión y desarrollo del oficio… Lo hace con un tono simpático, que sobre todo busca que el lector —presumiblemente poeta— se enfrente a un espejo en el que ver sus propias vergüenzas.

De las cincuenta reflexiones incluidas en el libro, algunas son especialmente brillantes. Incluso las hay que poseen cierta tensión lírica y hacen que la lectura, que apenas se demora unos minutos, se convierta en un ejercicio de reflexión sobre todo lo que tiene que ver con la poesía.

SOBRE LA MÉTRICA

Llamamos métrica a la combinación armoniosa de un número finito de sílabas y a la distribución exitosa de los golpes de voz en ese intervalo de tiempo. Al tratarse de un hecho físico, cada lengua impone su métrica obedeciendo a leyes superiores a las humanas: las de la naturaleza. Del mismo modo que un río no elige su curso, sino que lo obedece.

POESÍA POSMODERNA

Si balbuceamos, que sea por una fatalidad y no por una especie de fe en el balbuceo.

POESÍA Y RELIGIÓN

(Lo) creamos o no, el poema vuela hacia (un) dios.

Deja una respuesta