libros (1)

Camino a la publicación: pasos esenciales para lanzar tu obra al mundo

En el ámbito de la literatura, el concepto de ‘editor’ ha quedado limitado, para muchos, a esa persona o empresa que opta por maquetar una obra de un escritor, imprimirla y venderla.

Sin embargo, la labor del editor real va mucho más allá. “Muchos autores se han convertido en lo que son gracias al trabajo mano a mano con su editor a lo largo de todo el proceso de creación de la obra”, recuerdan desde puntodidot, un proyecto íntegramente dedicado al mundo de la publicación de libros que trabaja con muchos escritores bajo el concepto de edición dirigida.

¿Qué es exactamente la edición dirigida? Es una forma de llamar a lo que siempre se ha conocido como trabajo editor: este no solo asume un rol económico y técnico, sino que también literario.

En ese sentido, la edición dirigida se considera uno de las mejores herramientas para convertir un manuscrito en un proyecto mejor, incluso en una obra maestra en algunos casos.

Una voz crítica y con experiencia

Lo primero que hay que tener en cuenta es que el editor es una persona que está permanentemente vinculada con el mundo de la literatura. No solo ha leído mucho y bien, sino que conoce la actualidad de las publicaciones, lo que demanda el público actual, las nuevas tendencias, etc.

En esa se basa el verdadero talento del editor: poner estos conocimientos sobre la mesa a la hora de elegir cada nuevo título.

Pero su labor no acaba aquí. El editor profesional comprende los mecanismos que hacen que un libro funcione: estructura, creación de personajes, ritmo narrativo.

Dejar un manuscrito en manos de uno de estos profesionales permite que una voz externa y crítica se asome al texto, identificando áreas de mejora que el autor puede hacer suyas para pulir todavía más el proyecto.

libros (2)

El paso a paso de la edición profesional

El editor que toma un rol activo en el proceso de corrección y mejora del libro suele seguir esta serie de pasos en un trabajo mano a mano con el autor:

  • Análisis general del manuscrito: se lee la obra de manera global en busca de puntos débiles y áreas de mejora que se trabajarán en etapas posteriores.
  • Trabajo sobre la estructura: generalmente lo primero que se hace es trabaja sobre la estructura. ¿Queda todo claro? ¿Sobran tramas secundarias? ¿Hay partes ilógicas en la trama? El editor ofrece consejos para que el autor solvente estos problemas.
  • Trabajo sobre la voz del autor: obviamente, cada autor tiene un estilo y el buen editor sabe respetar esto. Así lo hacen en puntodidot, donde lo único que se pretende es ayudar al escritor a pulir todavía más lo que ya tiene de serie para que el resultado final sea el de una lectura más fluida y atrayente.
  • Trabajo de revisión ortotipográfica: un libro con faltas es un libro fallido. Por eso el último paso que se da en este trabajo de edición dirigida es el de corregir todo el libro para que no salga ni un solo error.

Con estos pasos finalizados, la obra habrá elevado su calidad y se habrá convertido en un producto literario con muchas mejores perspectivas de éxito de cara a encontrarse con los lectores y con la crítica.

Después de esto, toca pasar a esas otras tareas técnicas habitualmente vinculadas al editor: seleccionar papel, número de ejemplares, diseño de cubierta, fórmula de distribución… Esas otras tareas en las que este profesional del mundo de la literatura también acompaña a los autores para lanzar definitivamente sus obras al mundo.


Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *